viernes, 20 de agosto de 2010

Entrevista en vivo desde Bolivia a Colombia

El miércoles 18 de agosto puede pasar a la memoria de mis alumnos, como un día excepcional. Participaron por vez primera de la trasmisión en vivo de una emisora vía Internet.

Mis estudiantes de la Lic en Educación de la Universidad Autónoma "Gabriel René Moreno", de Santa Cruz de la Sierra, cursan una materia llamada "Taller de Multimedia educativo", donde trabajamos un grupo de tareas educativas vinculadas a la Web 2.0. Entre ellas está la creación de Blog, podcasting, edición de video, trabajso en Twitter, Delicious y Skype, además del empleo de los canales de noticias vía Feed Reader.

Por lo general los programas empleados los usan desde su memoria flash pues un grupo de ellos se conecta a Internet desde un café Internet y de ese modo es preferible tener su "propia computadora". Las experiencias que durante varios semestres fuimos desarrollando en este campo las pueden consultar en un trabajo publicado que lleva por nombre: "Mi computadora desde el llavero USB"

La experiencia de ese día se trató de un grupo de entrevistas en la radio colombiana. TQM Colombia stereo

Empleamos una conexión vía Skpye con mi cuenta, pero bien pudo ser cualquiera de sus cuentas.y casi todos explicaron sus experiencias en el uso de las Tics, el espacio que la emisora dedica a su programa "Al tablero" tiene una hora de duración, pero ese día le dedicamos 90 minutos.

La experiencia inolvidable y ya retamos a la emisora a un próximo espacio, donde queremos dar algunas sorpresas. Los esperamos en la próxima.

jueves, 12 de agosto de 2010

La evaluación en el aula digital



El video es un trabajo realizado con un grupo de estudiantes de Lic en Educación, captando sus percepciones sobre la evaluación. Su objetivo estuvo dirigido a discutir con los profesores que tienen aulas digitales en nuestra Universidad las opiniones de los alumnos sobre el polémico tema de la evaluación.

lunes, 9 de agosto de 2010

La evaluación en los cursos a distancia

Siguiendo la secuencia de tareas del curso abierto Docencia en Ambientes mediados por las Tics quiero comentar en esta ocasión sobre el sentido de la evaluación en los cursos a distancia.

La evaluación es una de las categorías más importantes de la actividad pedagógica, no solo por la razón de mostrar sí aprobó o no, o sí alcanzó los objetivos y competencias esperadas. Este es el lado más esperado de la evaluación y sin embargo es también el más criticado.

La evaluación tiene muchas más funciones: es motivadora, favorece la seguridad en el aprendizaje, eleva el interés por la asignatura, contribuye al mejoramiento de los componentes del proceso pedagógico y por ende de todo el proceso.

Los estudiantes señalan que la evaluación es un problema del profesor y nosotros decimos que es de los estudiantes. En realidad es de ambos. Cuando el estudiante responde, participa en las tareas evaluativas, sin ceñirse únicamente a lo estricto, el profesor se ve animado a responder, a agregar nueva información y de ese modo se favorece una actitud positiva hacia el aprendizaje.

En los cursos a distancia este es uno de los problemas más frecuentes. Los estudiantes, en su mayoría se limitan a cumplir con sus actividades evaluativas y poco intervienen en otras tareas e incluso en comentar el trabajo de sus compañeros.  En este caso el profesor puede enviar correos, animarlos a participar creando otras formas de interacción y sugiriendo lo que es necesario realizar.

Sí el anterior es uno de los grandes problemas, el mayor de ellos y el que más consecuencias negativas genera es el finalismo. En mi experiencia en este terreno, la mayoría de los estudiantes entregan sus tareas evaluativas en los ambientes digitales, casi al filo de su cierre. Tal parece que enviar el trabajo casi al final es para esperar que en el último minuto brote una idea nueva, llegue un mensaje aclaratorio, o simplemente demostrar su mala planificación.

El finalismo es la más grave enfermedad de los cursos a distancia, con ello se pierden muchos estudiantes y lo peor el sistema a distancia no queda bien parado.

Mi recomendación siempre es, no espere al final, envíe el trabajo antes, no se confíe de la tecnología que puede fallar en ese último minuto. En definitiva la tecnología para los cursos a distancia no cree en el finalismo.

jueves, 5 de agosto de 2010

Aulas digitales vs almacenes digitales

Participando en el curso abierto dictado por Diego Leal, leo un enlace que Ana Cristina Borquez, una de las más activas en el curso, coloca en Diigo (herramienta que declaro muy similar a Delicious y que recién exploro) referido a un estudio realizado en el 2005, denominado "La frustración del estudiante en línea. Causas y acciones preventivas"

Revisando dicho estudio llego a comprender que las razones que los autores citan se mantienen en la actualidad. Sí bien la distancia desde esa fecha a la actual es corta, en términos de Internet y del desarrollo de aplicaciones para la Web 2.0, es muy "viejo" el trabajo, pero mantiene su vigencia y creo la mantendrá por mucho tiempo más.

Desde hace varios años trabajamos en cursos a distancia o donde se comparten algunas sesiones presenciales. En este tiempo vengo insistiendo en varios elementos que son causas directas de la insatisfacción del estudiante que redundan además en el profesor y así en un círculo permanente de criticas a unos y otros. 

Por lo general el primer gran problema del estudiante y su mejor justificación es la de no disponer de tiempo y no conocer "todas" las herramientas para realizar los trabajos solicitados. Cómo se comprenderá en un grupo de diferentes personas, para el profesor se hace "imposible" detectar los niveles de aprendizaje en el manejo de la computadora y peor aun el empleo de un mínimo de herramientas de la Web 2.0

Observo que pocos estudiantes son los que adoptan para sí estas nuevas herramientas, la mayoría prefiere mantenerse al margen, esperando que se les explique en detalle y sí es posible se lo hagan. Otros sí la aplicación de la herramienta tiene un carácter evaluativo, la crean y manipulan, pero pocos después de la calificación la siguen utilizando. Esto por supuesto nos tiene que preocupar, encontrar dónde están nuestros errores no es fácil, así como lograr que ellos participen fuera de las actividades evaluativas es otro de los grandes retos.

Sin embargo uno de estos retos para nosotros como profesores, está en no convertir las aulas digitales en almacenes de información. Esto sucede, en mi experiencia, por dos razones principales: la primera de ellas por la preparación de los profesores en el empleo de los recursos para crear las aulas digitales y la segunda por la incorrecta percepción de trasladar el mundo analógico al digital. 

Esto último es tanto para profesores como estudiantes, se nota el traslado de hábitos del mundo analógico al digital. Se copia del procesador y se pega indiscriminadamente, se olvida que la lectura en el papel es diferente a la lectura en la pantalla, se olvida que no es lo mismo colocar un archivo en un Foro o en cualquier otro tipo de actividad, que comunicarlo mediante el teléfono en la vida analógica.

Observamos como las aulas digitales se transforman en almacenes de documentos PDF que los estudiantes deben descargar y supuestamente leer, para después responder preguntas tontas en los exámenes en línea. Nos cuesta trabajo entender que la vida en el mundo analógico es diferente a la vida en el mundo digital, aunque sea la misma persona. 

En este video, recogemos algunos de esos criterios y en especial los que abordamos para trabajar en nuestras aulas digitales.

domingo, 1 de agosto de 2010

Dos frases recurrentes y obsoletas

En mi experiencia de varios años de trabajo en el campo de los medios de enseñanza, escucho a muchos profesores y personas en general, repetir permanentemente varias frases donde tratan de justificar sus temores en el empleo de los medios.

Quiero referirme a dos de las muchas justificaciones. La primera de ellas es: "no me enseñaron" y la otra, por cierto muy clásica: "no tengo tiempo".

En una sociedad donde la ciencia y la tecnología llevan un ritmo de desarrollo creciente, no podemos contentarnos con esperar que otros nos enseñen y en especial, aquello que podemos y debemos aprender por sí solos. Cada día me convenzo más de la importancia de lo que Vigostky, llamó la "Zona de desarrollo próximo", pero que algunos equivocadamente esperan a que la ayuda de los demás, sea con personas específicas. Hoy esa ayuda de los demás es leyendo, buscando, empleando decenas de vías y diferentes medios. 

Suelo observar en los cursos que imparto que muy pocas personas se "adelantan" a los demás al emplear algunas utilidades de la Web 20, mientras que la mayoría solo lo emplean sí se lo "ordenan" o está incluido en la evaluación. Un ejemplo es Twitter, en los últimos cursos que he impartido, suelo emplear cuentas en Twitter para enviar complementos a los contenidos de los temas. Pero nunca explico en qué consiste el mismo, tampoco señalo que deben crear una cuenta, solo dejo que algunos se adelanten y creen sus cuentas. La realidad me demuestra que apenas el 20% de los participantes crean su cuenta y en algunos cursos nadie se toma el interés de hurgar en dicho sitio. 

El ejemplo anterior es uno de los indicadores que demuestra como la inercia en esperar que otro explique cómo y qué hacer, impide acceder al conocimiento. Hoy la inercia nos acerca más al desconocimiento, hay que hacer el esfuerzo por salir de ese momento. 

La segunda frase, es una de las más socorridas. No tengo tiempo es sinónimo de dejar para después lo que hoy no sabemos hacer. Conocemos que los recursos de la Web 20, no todos implican pérdida de tiempo, al contrario, favorecen a ahorrar tiempo. 

Lo que en la última semana aprendí de mis contactos en Twitter  hubiera necesitado más de un mes, lo que cada día aprendo empleando los canales de noticias, necesitaría semanas y meses para encontrarlo y luego aprenderlo. Por ello cuando escucho la conocida frase, casi siempre me pregunto, también eres fanático de la primera frase.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...